SELECCIONA
UNA REGIÓN

Si estas visitando España por primera vez, te advertimos: este es un país que se convierte rápidamente en adicción. Es un imán para todos los viajeros del mundo. La forma de vida española es irresistible! Es imposible no enamorarse de una cultura donde los amigos, la comida, el vino y la familia tienen prioridad sobre casi todo lo demás. Antes de que te des cuenta, te encontrarás enganchado por algo muy diferente... la celebración salvaje de alguna fiesta local o tal vez por la arquitectura cautivadora de Barcelona. Incluso en los lugares más conocidos por visitar encontrarás algo diferente. Desde Madrid hasta las costas o desde los altos del Pirineo hasta las ciudades árabes del sur. En España hay algo que descubrir en cada esquina, ya sean restaurantes de moda en el País Vasco, los paisajes salvajes de las llanuras centrales, o las galerías de vanguardia en el norte industrial. Pronto, te darás cuenta de que no hay solo una España, sino muchas.
  • Coronando una isla de profundos acantilados al norte y extensas playas al sur, Las Palmas de Gran Canaria se ha convertido en una ciudad que ofrece sol, playa y un excepcional legado histórico. Temperaturas suaves durante todo el año hacen posible disfrutar de esta ciudad mestiza. La combinación de cultura guanche aborigen, pasado colonial, y el hecho de estar situada a 90 millas de las costas africanas, crea un carácter propio fruto de Europa, América y África.

    La capital de la provincia oriental de las islas Canarias se articula en torno a dos puntos clave: Las Palmas de Gran Canaria y el Puerto de la Luz. Las palmeras, que crecen por todas partes en la isla, añaden exotismo a un trazado urbano de calles empedradas. Por su parte, la importancia del Puerto de la Luz desde el siglo XIX y sus relaciones comerciales con Gran Bretaña han hecho que la ciudad conserve bellas construcciones modernistas.

     

     

     

  • Arenales volcánicos, calas entre acantilados y parajes naturales excepcionales. Así es la isla canaria de La Palma, un lugar idílico con numerosos tesoros ecológicos. Ha sido finalista del programa EDEN (Destinos Europeos de Excelencia) de la Comisión Europea, en reconocimiento a su propuesta de turismo sostenible.

    La Palma, conocida como «isla bonita», es la más verde del archipiélago canario. De bosques exuberantes y costas escarpadas que esconden playas de arena negra, esta isla sorprende al visitante por sus tesoros ecológicos y su naturaleza excepcional. Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, cuenta con multitud de espacios naturales protegidos, y en su interior se sitúa el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Las lavas volcánicas, que llegan hasta primera línea de mar, han provocado la creación de un litoral bajo y rocoso, con pequeñas calas encajonadas entre acantilados.

    Debido a su terreno accidentado, a pocos kilómetros de la costa se levantan cordilleras de gran altura, como el Roque de los Muchachos, todo un referente mundial de la astrofísica, gracias a su moderno Observatorio, que dispone de una de las instalaciones telescópicas más modernas y espectaculares del planeta. Con una temperatura media anual situada entre los 16 y los 21 grados centígrados, La Palma cuenta con distintos monumentos y zonas arqueológicas de interés, y numerosas ermitas, iglesias y museos, aunque de entre todos destaca el conjunto histórico de Santa Cruz de La Palma. Atención especial merecen algunas de sus tradiciones más arraigadas, como «Los Indianos en Carnaval» y, cada cinco años, las Fiestas lustrales. Éstas se conocen como la Bajada de la Virgen de las Nieves y durante las dos primeras semanas de julio, la Semana Grande y la Semana Chica, aglutina grandes eventos y actos. Especial mención se debe hacer a la Danza de los Enanos. La próxima edición será en 2015.

     

  • La más grande de las Islas Canarias es una fabulosa tierra de contrastes. La idílica combinación de sol y playa, naturaleza y ocio, la han convertido en uno de los destinos europeos más solicitados.

    Los 269 kilómetros de costa ofrecen una gran diversidad de lugares donde disfrutar del sol y el mar. En el norte, con un relieve más abrupto y escarpado, encontrará pequeñas calas y piscinas naturales, mientras que en el sur, como ocurre en los municipios de Adeje y Arona, le esperan numerosas zonas de playa, la mayoría de origen volcánico. Podrá sumergirse en ellas durante todo el año, gracias a la abundancia de días soleados y a las suaves temperaturas, que oscilan entre los 18 grados en invierno y los 26 en verano. La infraestructura hotelera, de primera calidad, y la amplia oferta de ocio y servicios complementarios, son también algunos de los motivos por los que miles de personas eligen esta isla para disfrutar de sus vacaciones.

    Sin embargo, en Tenerife hay mucho más por descubrir. Además de la riqueza medioambiental que atesoran, en el centro, el Parque Nacional del Teide y el Parque Natural de la Corona Forestal, existen otros espacios naturales de gran valor en el resto de la isla. El submarinismo es también una experiencia espectacular, ya que los volcanes han dotado a Tenerife de un original fondo marino. Cicloturismo, golf, senderismo, surf o parapente son algunos de los deportes que podrá practicar igualmente. Además del famoso Carnaval, las numerosas fiestas que se celebran en las distintas localidades le darán la oportunidad de conocer la artesanía típica, como el calado o la roseta; la gastronomía, entre la que destacan el pescado, las papas o los quesos; así como otras costumbres populares de gran tradición.

  • Por su aspecto, se dice que Lanzarote es la más volcánica de las Islas Canarias. Su paisaje «lunar», cubierto de cráteres, barrancos y valles de lava solidificada, es uno de sus principales atractivos, pero no el único.

    Lanzarote es una de las islas más antiguas de las Canarias, fruto de la actividad volcánica que se inició hace 22 millones de años. El paso del tiempo ha modelado su paisaje y estructura, dotándola de una naturaleza realmente espectacular, que está declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

    Con su clima de eterna primavera, podrá disfrutar del contraste y la belleza de su costa en cualquier momento del año. Hallará playas de arena negra o dorada, en zonas urbanas o en espacios naturales protegidos… También descubrirá lugares de importante valor ecológico como el Parque Nacional de Timanfaya, donde puede ver una gran variedad de formas volcánicas, o el Parque Natural del Archipiélago Chinijo, refugio de numerosas especies de aves marinas.

    Si quiere profundizar en la especial relación que ha establecido la población con el singular entorno volcánico que lo rodea, visite los Centros de Arte, Cultura y Turismo existentes. Fueron creados para proteger el patrimonio isleño y cada uno de ellos es distinto a los demás, formando en su conjunto una panorámica esencial de la cultura local.

    Y si le gusta el deporte, además, encontrará múltiples posibilidades. Podrá jugar al golf entre lava y cactus, hacer submarinismo por su bello fondo marino, realizar pesca de altura o practicar surf, ya que las olas de sus aguas están consideradas como de las mejores de Europa.

    A través de la capital, Arrecife, es posible llegar a Lanzarote en avión y en barco. Para moverse por el interior, lo más cómodo es alquilar un coche, ya que sólo hay 71 kilómetros de distancia entre los dos puntos más alejados de la isla.