SELECCIONA
UNA REGIÓN

Si estas visitando España por primera vez, te advertimos: este es un país que se convierte rápidamente en adicción. Es un imán para todos los viajeros del mundo. La forma de vida española es irresistible! Es imposible no enamorarse de una cultura donde los amigos, la comida, el vino y la familia tienen prioridad sobre casi todo lo demás. Antes de que te des cuenta, te encontrarás enganchado por algo muy diferente... la celebración salvaje de alguna fiesta local o tal vez por la arquitectura cautivadora de Barcelona. Incluso en los lugares más conocidos por visitar encontrarás algo diferente. Desde Madrid hasta las costas o desde los altos del Pirineo hasta las ciudades árabes del sur. En España hay algo que descubrir en cada esquina, ya sean restaurantes de moda en el País Vasco, los paisajes salvajes de las llanuras centrales, o las galerías de vanguardia en el norte industrial. Pronto, te darás cuenta de que no hay solo una España, sino muchas.
  • Laguardia es la localidad más importante de la Rioja Alavesa y una de las más bellas. Es famosa en todo el mundo por sus vinos, y por ser la cuna del fabulista Samaniego. La Rioja Alavesa presenta un clima muy adecuado para el cultivo de vinos, que le han dado merecida fama. También es una zona abundante en restos arqueológicos, con testimonios paleolíticos, romanos y medievales. Todo el casco urbano de Laguardia está rodeado de murallas, construidas a comienzos del s. XIII. En los extremos de su calle Mayor se encuentran las iglesias de San Juan, románica en origen aunque en la actualidad mezcla varios estilos, y la de Santa maría de los Reyes. En ésta destaca la impresionante portada gótica, una de las pocas de esa época que conserva la policromía original. En uno de los extremos del recinto amurallado –en el paseo “El Collado”-, se encuentra el monumento al fabulista Samaniego, oriundo de la localidad. Pero merece la pena callejear por Laguardia, ya que todo su núcleo ofrece un indudable interés artístico e histórico, así como acercarse a alguna de sus múltiples bodegas para degustar y adquirir alguno de sus magníficos vinos. Muy cerca del casco urbano de Laguardia se encuentran el dolmen de San Martín y el Poblado de la Hoya, cuyos restos parecen datar del primer milenio antes de Cristo. También podemos acercarnos al paraje natural de “Las Lagunas”, declarada biotopo protegido.

  • Logroño es una ciudad rica en historia y tradiciones que se conservan desde la Edad Media. El Camino de Santiago hizo de ésta una de las poblaciones más importantes de la ruta, dejando un interesante conjunto monumental estrechamente vinculado al tradicional paso de peregrinos.

    La historia de Logroño no puede desligarse del Camino de Santiago. Tanto es así, que la ciudad no llegó a cobrar importancia hasta el auge de la ruta jacobea, a partir del siglo XI.

    El Codex Calixtinus (s. XII), la primera guía del Camino de Santiago, ya menciona a Logroño en sus páginas. Y es que el paso de comerciantes, artistas y peregrinos por las calles empedradas de la capital riojana durante siglos han hecho de la ciudad un cruce de caminos de gran relevancia cultural.

    El río Ebro atraviesa la ciudad y sobre él se encuentran dos puentes que sirven para comunicar Logroño con Navarra y Álava. El más antiguo de ellos es el Puente de Piedra, que permite que la ruta jacobea llegue hasta la ciudad. En su origen (siglo XI), estaba fortificado por cuatro arcos y tres torres. Otro puente, esta vez de hierro y construido en el siglo XIX, cruza también este cauce fluvial.

    Hablar de Rioja es sinónimo de grandes vinos españoles. Desde hace décadas, los caldos riojanos, protegidos por una Denominación de Origen propia, son referencia obligada en toda España y en el extranjero.

    La profunda tradición jacobea que existe en La Rioja se percibe en cada una de las localidades que atraviesa la ruta compostelana en esta provincia. Dejando atrás Logroño, el Camino Francés transcurre por Navarrete, con restos de un antiguo hospital de peregrinos, y Nájera, antigua corte real. En ésta última podemos admirar el Monasterio de Santa María la Real, que destaca por su espléndido claustro y por su función como refugio de peregrinos. Continuando este trazado, los caminantes deben desviarse unos kilómetros hasta San Millán de la Cogolla para admirar la increíble belleza del conjunto formado por los Monasterios de Suso y Yuso, declarados Patrimonio de la Humanidad. Santo Domingo de la Calzada es la última gran etapa riojana del Camino. En esta cuidada localidad sobresalen sus murallas, su calzada y la Catedral de San Salvador. Acogen al visitante una Casa del Santo y el Parador de Turismo, un antiguo hospital de peregrinos construido en el siglo XII junto al recinto catedralicio.