SELECCIONA
UNA REGIÓN

Si estas visitando España por primera vez, te advertimos: este es un país que se convierte rápidamente en adicción. Es un imán para todos los viajeros del mundo. La forma de vida española es irresistible! Es imposible no enamorarse de una cultura donde los amigos, la comida, el vino y la familia tienen prioridad sobre casi todo lo demás. Antes de que te des cuenta, te encontrarás enganchado por algo muy diferente... la celebración salvaje de alguna fiesta local o tal vez por la arquitectura cautivadora de Barcelona. Incluso en los lugares más conocidos por visitar encontrarás algo diferente. Desde Madrid hasta las costas o desde los altos del Pirineo hasta las ciudades árabes del sur. En España hay algo que descubrir en cada esquina, ya sean restaurantes de moda en el País Vasco, los paisajes salvajes de las llanuras centrales, o las galerías de vanguardia en el norte industrial. Pronto, te darás cuenta de que no hay solo una España, sino muchas.
  • Una cadena de montañas rodea la llanura en la que se asienta Murcia, una ciudad de origen árabe cuya existencia está estrechamente ligada a la fértil huerta del río Segura. De entre sus históricas calles gremiales emerge la torre de la Catedral, uno de los símbolos de la urbe.

    Aunque las tierras murcianas están pobladas desde hace más de 2.000 años, la fundación de Murcia capital no llegaría hasta el 831, año en que el emir de Córdoba Abderramán II mandó construir una ciudad amurallada a orillas del río Segura y la convirtió en capital de la provincia califal.

    Fue entonces cuando la árabe Mursiya comenzó a cobrar protagonismo, hasta que en el siglo XIII pasó a formar parte del Reino de Castilla. Hoy en día, en la ciudad hay numerosas muestras de su pasado árabe. Destacan los restos arquitectónicos de la Almunia Real o segunda residencia de los reyes árabes. Se encuentran a unos cinco kilómetros al norte de Murcia y en el Museo de Santa Clara se pueden contemplar muchas piezas recogidas en ella. Asimismo, se conservan restos monumentales de la muralla islámica en distintos puntos del casco viejo de Murcia.

    La ciudad antigua se asienta junto al Segura, con históricas calles que han conservado los nombres de los gremios que las ocupaban, como las comerciales Platería, Trapería y Vidrieros.

    De los festejos y celebraciones populares que se realizan en la capital murciana destaca la Semana Santa, durante la cual merece la pena asistir a la procesión de los “salzillos” en la mañana del Viernes Santo. También sobresale, dentro de las Fiestas de Primavera, los actos del Entierro de la Sardina, declarados de Interés Turístico Internacional, que incluyen un vistoso desfile de carrozas.